El mercado de la leche en Brasil está en ebullición. La reducción de la oferta determinó una intensa disputa entre las industrias para captar una mayor proporción de la producción, lo que elevó los precios pagos al productor 19% (en reales) en julio y 51% desde la referencia de enero.

Según el análisis de Cepea, “este expresivo aumento se explica por la menor oferta de leche en el campo. Con eso, las industrias lácteas continuaron en disputa por la compra de leche cruda, materia prima para la elaboración de derivados lácteos, para tratar de evitar la capacidad ociosa de sus plantas”.

La fuerte escalada de precios se traslada a las referencias en dólares. El valor medio que las industrias pagaron a los tamberos en Brasil en julio fue de US$ 59 centavos por litro, lejos por encima de las demás lecherías de la región. Por lo tanto, están creciendo las importaciones brasileñas de productos lácteos y disminuyendo las exportaciones.

Las importaciones brasileñas de lácteos aumentaron 30,2% entre mayo y junio, en tanto que las exportaciones cayeron 31%.

En su análisis, Cepea se pregunta: ¿cuándo desaparecerá el efecto de este shock de oferta sobre los precios?

Y contesta que, desde el punto de vista de la estacionalidad, la producción solo debería estimularse con el regreso de las lluvias primaverales en setiembre. Por lo tanto, hasta entonces, la tendencia es que los precios se mantengan por encima del promedio anual. Sin embargo, Cepea advierte que desde mayo los costos de producción han aumentado menos que en meses anteriores. Y es que, aunque los costos con operaciones mecánicas siguen aumentando por la apreciación de los combustibles, la caída del precio del maíz ha favorecido la actividad.

Este escenario y el aumento de los precios de la leche al productor han proporcionado una mejora en el poder adquisitivo del productor de leche en relación con el insumo: en junio fue la primera vez en 20 meses que el productor necesitaba menos de 32 litros de leche para comprar una bolsa de 60 kg de maíz, con base en los precios de Cepea. Esta mejora en la relación de cambio puede conducir a una reanudación de la inversión y favorecer una recuperación más rápida de la producción.

Pero, para Cepea, “el factor que debe predominar a partir de julio en la formación de precios es la demanda”. La investigación del Cepea muestra que, a partir de la segunda quincena de julio, las negociaciones spot de leche y derivados se vieron obstaculizadas por la disminución del consumo, desalentado por los altos precios en las góndolas. Habría expectativas de que esta situación cambie en las próximas semanas, con un mayor impulso del consumo doméstico.

Mejora el negocio para Uruguay

El salto en los precios de la leche en Brasil se refleja claramente en la operativa comercial uruguaya. Las exportaciones de leche en polvo aumentaron fuertemente en las últimas semanas. En la culminada el 14 de agosto, de acuerdo con datos de solicitudes de exportación informados por Aduanas, sumaron 1.799 toneladas de leche en polvo a Brasil, con luz el principal destino por encima de Argelia (1.104 tons) y China (825 tons).

La situación de Brasil seguramente sea la razón por la que los precios de la leche en polvo entera en América del Sur cotizan con un premio respecto a las referencias de Oceanía.

De acuerdo con los valores informados por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos el valor medio de la leche en polvo entera en julio en América del Sur fue de US$/t 4.529, lejos por encima de los US$/t 3.841 de Oceanía.

En base a esta situación, la expectativa es que los volúmenes de exportación de lácteos de Uruguay a Brasil se mantengan en niveles relativamente elevados en las próximas semanas.

Tardáguila Agromercados - Diseño InfinitWorks