En 2021 los precios extraordinarios de los fletes han hecho que las principales compañías navieras del mundo sean más rentables, pero ahora esos buenos días han terminado. El mercado mundial se comenzó a desacelerar y enfriar rápidamente, por lo que las tarifas de flete de las principales rutas de envío han disminuido significativamente.

En la actualidad, la demanda de transporte es débil, las tarifas de flete del mercado de la mayoría de las rutas marítimas continúan ajustando la tendencia y muchos índices relacionados continúan disminuyendo.

Si 2021 estuvo marcado por puertos globales bloqueados y contenedores difíciles de encontrar, en 2022 la situación se caracteriza por almacenes con sobre stocks y tránsito muy lento.

Maersk, considerada como un "barómetro del comercio mundial", una de las mayores empresas de transporte de contenedores del mundo, advirtió hace unos días que una recesión económica mundial es inminente, lo que arrastrará a la baja los pedidos futuros de envío. Maersk espera que la demanda mundial de contenedores caiga entre 2 % y 4 % este año, una contracción mayor a la que se preveía. No solo eso, sino que la demanda de contenedores también puede reducirse en 2023.

Anteriormente, la OMC esperaba que el crecimiento del comercio mundial se desacelerara de alrededor del 3,5% en 2022 al 1% el próximo año. Una desaceleración en la actividad comercial podría ayudar a aliviar la presión al alza sobre los precios al quitarle presión sobre las cadenas de suministro y reducir los costos de transporte. Esto también significa que la posibilidad de una contracción económica global ha aumentado. “La economía mundial se enfrenta a una crisis multifacética”, advirtió la OMC.

Lefocar

Tardáguila Agromercados - Diseño InfinitWorks