El presidente de la Federación Rural (FR), Martín Uría, se refirió este martes a la chance concreta de que el frigorífico BPU (de NH Foods de Japón) pase a manos de la multinacional brasileña Minerva Foods. “Lo estuvimos conversando en el Consejo de la Federación este lunes y es un tema que nos preocupa. Si en algún momento estuvimos preocupados porque el 60% de las exportaciones iban a China, ahora nos tiene que preocupar, si esto se concreta, que el 55%-60% de la faena quede en mano de dos empresas del principal producto de exportación del país”, consideró Uría en diálogo con Valor Agregado de radio Carve.  El productor indicó que es un tema que debe seguir con atención no solo el sector productivo sino el país en su conjunto.

“Los uruguayos tenemos la mala experiencia de lo que significa para los consumidores cuando vemos las empresas del Estado. Cuando este tipo de cosas se empiezan a dar, preocupa de forma importante”, insistió. Uría admitió que le “genera dudas” el funcionamiento de organismos como la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia del MEF.

Si  Minerva cierra la compra, pasaría a contar con cuatro platas de faena vacuna en Uruguay: Canelones, Pul, Carrasco y BPU, al igual que Marfrig y pasarían ambas a tener más del 50% de la faena de ganado vacuno del país.

"Puede haber algún factor de concentración en la demanda que lo seguiremos con atención", declaró este martes el ministro de Ganadería, Fernando Mattos, en rueda de prensa. El jerarca añadió que si se confirma la transacción, deberá ser aprobada por la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia del Ministerio de Economía para ver los efectos de una potencial concentración de hasta el 60% a manos de dos empresas (Marfrig y Minerva). Mattos indicó que se analizará si eso "puede ser un factor distorsionante" para la formación de los precios del ganado gordo. "Lo veremos una vez concretada la oferta", indicó.

Por su parte, el director ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Productores de Carne Intensiva (Aupcin), Álvaro Ferres, dijo a Valor Agregado que la noticia “sorprendió” porque hace ya relativamente un tiempo que no se daban operaciones de compraventas de industrias.

“Esto está dentro de las reglas de juego del mercado. Ahora, quizás hay una estrategia a nivel global que desconocemos”, consideró. Ferrés consideró que para los productores siempre es mejor tener más opciones para comercializar su producción, aunque también hay quienes sostienen que con industrias más fuertes se gana en mayor economía de escala. Agregó que BPU es una planta que está “muy identificada con el ganado de corral” desde hace muchos años y que si la operación se concreta habrá que ver qué estrategia o cambio instrumenta el potencial nuevo comprador. “Todos los cambios siempre generan alguna incertidumbre o nerviosismo”, indicó.

Volvo

Tardáguila Agromercados - Diseño InfinitWorks