En el último tramo de la zafra 2018/19, el mercado lanero en Australia fue perdiendo terreno semana a semana, perdiendo casi tres dólares entre el inicio y el cierre de la zafra.

El Indicador de Mercados del Este (IME) alcanzó un máximo histórico en esta zafra, el mes de agosto, cuando cotizó a A$ 21,16 por kilogramo base limpia, de hecho todos los micronajes, de manera individual superaron los máximos de la zafra anterior.

El promedio del indicador en la moneda local fue de A$ 19,39, el más alto registrado hasta el momento. Analizado en dólares norteamericanos, el IME cotizó a US$ 13,86 de promedio, un 2,9% por encima de 2017/18.

En este contexto también es necesario tener en cuenta la evolución del tipo de cambio. La tasa de divisas de A$/US$ en realidad se redujo desde el promedio de la temporada 2017/18 de 0,775 en comparación con la tasa de 2018/19 de 0,716, lo que representa una ventaja del 7.6% a favor del precio de A$.

Al registrar una pérdida de 19,1% o US$ 2,84 del indicador de US$, esto es claramente indicativo de la abrupta desaceleración en la demanda de los fabricantes y mercados extranjeros que ha ocurrido.

Las preocupaciones sobre el suministro a lo largo de la temporada fueron bien fundadas, con la cantidad de lana vendida a través de la subasta cayendo en 296,326 fardos respecto a la zafra anterior. Esta es una disminución del 16.6%.

Hubo aproximadamente 1,48 millones de fardos tramitados a través del sistema de subastas. Se vendió un peso adicional mediante un tratado privado y las ventas directas con una estimación aproximada de 177,000 balas vendidas de esta manera, en base a la cifra del AWPFC de 298 millones de kg de producción.

Awex estimó que se negoció un total de 1,66 millones de fardos para el año, con un valor de lana sucia alrededor de la marca de 3,7 billones de dólares.

Volvo

Tardáguila Agromercados - Diseño InfinitWorks