Los precios de la soja cerraron con ligeras subas en Chicago, en línea con el cierre positivo del aceite (la posición diciembre sumó US$ 10,36 y terminó la jornada con un ajuste de US$ 1.687,39) y pese a la caída de la harina (diciembre perdió US$ 5,62 y quedó en US$ 450,29). Entre los factores que influyen en modo alcista se incluyó la chance de que este miércoles la Agencia de Protección Ambiental estadounidense fije un volumen creciente de biodiésel en el mandato anual de corte de combustibles renovables con combustibles fósiles.

También aportaron para el lado alcista la apreciación parcial del real frente al dólar, que le resta algo de competitividad a las exportaciones brasileñas, y el déficit de humedad vigente en amplias regiones de la Argentina, donde la siembra de soja está muy demorada, y en zonas puntuales de Paraguay y de Brasil.

En cambio, la debilidad estuvo dada principalmente por el régimen cambiario especial para la liquidación de soja en la Argentina, por la posibilidad de que durante su vigencia –hasta el 31 de diciembre– se incrementen las ventas por parte de los productores y que ello favorezca las exportaciones de poroto, harina y de aceite. Al respecto, la Bolsa de Comercio de Rosario indicó que en la primera jornada de este programa "se registraron operaciones por 212.180 toneladas de nuevos contratos, más 86.731 toneladas de fijaciones de precios para operaciones realizadas con anterioridad". Según la entidad, este fue "el volumen más importante operado desde la finalización de la vigencia del dólar soja".

El lunes, la Conab relevó el avance de la siembra de soja de Brasil sobre el 86,1% del área prevista, frente al 75,9% de la semana anterior y al 91,5% de igual momento de 2021.

El contrato de la soja para entrega en marzo de 2023 en Chicago cerró en US$ 539 por tonelada este martes, mientras que el maíz perdió US$ 1, a US$ 264. El trigo diciembre en Chicago se mantuvo en US$ 278 por tonelada. Fuente: Granar

Tardáguila Agromercados - Diseño InfinitWorks