Alejandro Dutra, director del Escritorio Dutra, dijo a Tardáguila Agromercados que esta zafra de toros “fue una muy buena zafra”, que se dio “en un momento muy especial del mercado”, en el que “la reposición y el ganado gordo se desplomaron, e increíblemente la demanda por toros siguió por un muy buen camino”.

La alta colocación, el objetivo final, se vio con muy buenos ojos por los buenos resultados obtenidos dijo, y los valores fueron muy buenos. “La colocación fue altísima en casi todos los remates y lo que busca el productor es ir mejorando cada vez más los rodeos. La cría se va profesionalizando cada vez más, y eso se nota”, indicó.

También sostuvo que este año se “virtualizó” más la zafra, porque varias firmas eligieron comercializar a sus toros de manera digital, y los clientes respondieron bien a esa modalidad que cada día gana más adeptos. Sobre los compradores, dijo que en esta zafra participaron los clásicos clientes, también clientes nuevos, y aquellos que han cambiado de rubro.

Este año, la gran mayoría de la oferta “estuvo imponente”, debido a que “es un gran esfuerzo el que hacen los cabañeros”, añadió.

Volvo

Tardáguila Agromercados - Diseño InfinitWorks