La semana del mercado lanero australiano se vio marcada por la fuerte variación del tipo de cambio y su impacto en las cotizaciones de la fibra en los diferentes mercados. Tras las fuertes bajas del miércoles en la moneda norteamericana, el mercado recuperó terreno ayer jueves, aunque en el balance semanal, tras las dos jornadas de ventas, fue negativo.

El Indicador de Mercado del Este (IME) cerró la semana en US$ 10,27 por kilogramo base limpia, con una baja semanal de 12 centavos. En la moneda australiana el mercado cerró en A$ 14,67, con un aumento de 29 centavos.

El mercado sigue con una demanda posicionada principalmente en lanas merino, donde el principal destaque se da en las primas que se observan por lanas con certificación Non Mulesed, que alcanzaron los dos dólares australianos y en lanas con certificación RWS, que llegaron a los tres dólares australianos.

Según analistas australianos únicamente el 1,4% de la oferta de lana cuenta con certificación RWS, en tanto que suma un 5% de lana con certificación sustentable. En Sudáfrica las lanas con certificación RWS alcanzan el 23,5% y en Argentina y Uruguay el 10 y 11,2%, respectivamente. Estos porcentajes ubicados únicamente entre las lanas merino determinan una participación mayor de la certificación. 

En la semana se ofertaron 35.572 fardos, con un 90,1% de colocación tras las dos jornadas de ventas.

La próxima semana retornan las ventas en el tramo final de la zafra con una oferta de 30.810 fardos que se distribuirán en dos centros de ventas, ya que Fremantle estará sin operativa.

Tardáguila Agromercados - Diseño InfinitWorks